enero 09, 2010

¿Se Puede Ser Adicto al Sexo?


El siguiente artículo es el segundo relacionado a la salud deportiva del hombre (para leer el primero de testosterona aprieta aquí) no soy doctor ni nada de eso, está bien, pero esto es más verdad que las otras noticias.

Soy adicto al sexo, lo admito.  He llegado a esa conclusión durante esta mañana cuando amanecí con una oriental que apenas habla inglés y no le entiendo nada.  Pero ahí estaba, a mi lado, con sus ojitos rasgados y sus pantorrillas y piernas musculosas y tímidos senos.  Pienso que tenía curiosidad si gemían como en las películas, como un gemido de sonido sin respirar, agudo, no sabiendo si es de dolor o satisfacción, o ambas.  Y sí gimen así y uno se siente como un Adonis con ella por que cualquier cosa es enorme para ellas.  La cosa es que por acá han desfilado una friolera de féminas de diferentes razas, nacionalidades, etnias, tamaños y formas, pero todas lindas y preciosas, nunca gordas.
Yo pienso que puede ser que en mis años en que supuestamente iba a estar en mi apogeo de atracción sexual no lo fueron tanto.  A lo mejor creció dentro de mí una especie de frustración de tanta mala suerte con las mujeres.  No sé exactamente cuando todo cambio, pero las libras de músculos cultivadas en el gimnasio, el llevar la madurez física con dignidad y elegancia y conservar mis diferentes sistemas como el endocrino, sanguíneo y demás relacionados han podido mantener cierta vitalidad en mí que creo que las mujeres pueden percibir de alguna manera que no conocemos pero funciona.

Muchos hablan de los feromonas, otros de la evolución de las especies y la constante búsqueda de los mejores genes para mejorar la misma, otros sencillamente lo llaman bellaquera.  Creo que uno al principio se siente bien al saberse deseado o la excitación de la conquista de esa mujer que muchos pensarían que no está al alcance.  Pronto, esa excitación de conquista que puede estar haciendo que tu cerebro segregue serotonina crea un estado de euforia como aquél que pasa una etapa de RockBand 5.  Esa hormona es adictiva, y quieres más y no paras.  De momento tienes la necesidad de tener más sexo con parejas nuevas, porque en la medida que lo haces con la misma pareja creas una tolerancia y segregas menos serotonina.  Necesitas parejas nuevas y ese viaje de conquista te excita tanto como el encuentro y la conquista en si.  Es como estar hookiao con una droga de dos piernas y par de senos.

Pronto comienzas un network de referencias y de recomendaciones sin querer entre las mujeres que te conocen y las amigas, y las amigas de las amigas.  Como eres un ser saludable tus erecciones son grandiosas y tu estámina estupenda y puedes tener sesiones de intensa actividad sexual por 1 o 2 horas con un miembro erecto a su máxima expresión y esto es impresionante.  Y a todo esto le añades la habilidad y destrezas aprendidas en los Men’s Health que te leíste de cómo bregar para encontrar el famoso punto G que tanto hablan, para rozar el clítoris en las embestidas, el ímpetu y el voluntarismo demostrado para beber de la fuente del gozo más debajo  de dónde se enganchan los pantalones te hacen un animal sexual.  Y eso se riega, y te ven como un ser que nació para regalar placer sexual, que cada encuentro es un camino ineludible al orgasmo o a los multiples orgasmos añorado.  La cosa es que tu adicción se une con la máquina publicitaria de guerrilla entre las amigas de las amigas de tus amigas y no vas a saber cómo pero pasarán decenas por tu lecho que en forma exponencial seguirán perpetuando la leyenda.

Y eso puede ser malo, porque el amor se relega, no importa acá.  Es como si tomara otro camino de vida, van en paralelo con la adicción.  Te podrás sentir vacío, en depresión y hasta solo.  Y buscas llenar estos sentimientos con lo mismo, chingarte a la mayor cantidad de mujeres posibles y creas un círculo vicioso que no se rompe, aunque sí rompas otros circulitos, y necesitas un escape.

Aquí es cuando tienes que hacer algo con tu vida, necesitas ayuda.  Es por eso que estoy acá en San José California en una clínica para adictos al sexo, adictos al sexo anónimos.  Es como ir a alcohólicos anónimos pero en vez de hablar de lo bajo que has caído con el uso desmedido del alcohol y deprimirse con historias de borrachos, escuchas historias de hombres y mujeres que son en extremo una retraída de bellacos todos.

“Hi, my name is Robi”

“Hi Robi” -  Este Hi Robi no es el Hi Robi que uno escucharía en alcoholicos anónimos, no , este es más seductor. 

“I’m Robi and I am a sex addict”

Nunca he entendido porque aplauden, se supone que ser un adicto es una cosa mala y no es como para que te lo aplaudan ni nada, debe ser por el acto de que lo admitas.  Pero, en esta clase hay 16 mujeres y 8 hombres contando cuentos de aventuras sexuales.  Digo, yo no soy científico pero esto no es como que tú dices gente bebo tanto que no tengo para pagar las cuentas.  Acá se dice gente chingo tanto que tuve sexo con las hermanas de mi esposa y las de mi madre.  Y no sé si esto es una buena idea pero poner a tanto bellaco hablando de cosas sexuales tiene que ser contraproducente.

Digo, uno tiene este problema de adicción al sexo y se sienta a escuchar a una mujer de unos 35 años, rubia, pintadita por el sol con chips de pequitas en su rostro y un cielo en su mirada, cuerpo evidentemente cuidado, una mujersota.  Porque no se crean que vayan a encontrar feas adictas al sexo, bueno hay una pero es adicta a su mano y al dildo.  Escuchar a estas mujeres describir su incapacidad para restringirse de tener sexo todas las noches y escuchar sus relatos de aventuras sexuales como que no me está funcionando en mi tratamiento.  Esto es como un seminario de adictos al sexo o más bien como una magna convención o una fraternidad.  Tiene que haber alguna forma diferente de hacer esto.

Ahora esta persona de la raza negra se va a presentar, tiene una cara normal, no parece un degenerado sexual ni nada. Dice que ha estado con más de 100 mujeres en los últimos 2 años.  Que su línea de trabajo no le proporciona la suficiente adrenalina y sensación de poder que le proveía antes y que cree que usa el sexo para satisfacer su necesidad de conquista.  Que eso le ha costado el matrimonio y negocios valorados en millones de dólares y la pérdida de su reputación y buena imagen.  Su mujer lo corrió de la casa y hasta chocó la guagua haciendo el ridículo con todo el mundo.

“Hi, my name is Tiger”

“Common get the fuck out of here hahahaha!”

“Not really, I’m Tiger and…. I am a Sex Addict”

“Hi Tiger!”

Ajá ya no soy el centro de atención ni nada, maldito Tigre Maderas este.  ¿No se supone que sean adictos al sexo ANÓNIMO?  Hellou!

Las fotos que aparecen aquí no son propiedad de Robi News ni nada de eso, ni siquiera tengo cámara, si alguna foto es suya y no quiere que sea publicada enviame un email y veremos que podemos hacer al respecto, comenten su historia de adicción.



6 se atrevieron a comentar apretando aquí:

Alkarah José Hirán dijo...

Si alguna vez pasa mucho tiempo y no tengo donde mojar el nugget me voy a meter a una clínica de esas a ver.

Oye Robi ahora dicen que a Tiger Woods también le gustaba la "carne e' burro" y que tenía orgías con tipos y tipas que lo mismo raspan que pintan.

¿Mientras más chavos se tiene se es más bellaco o es que son más sinceros con ellos mismos?

solo joe dijo...

se puede hacer adicto a cualquier mierda...

Robi dijo...

Alkarah, el dinero puede sser un agravante para caer en adicción pues se tiene el dinero estás en lo correcto.

Joe, todo lo que cause algo de placer puede llevar a la adicción es cierto, ya sea física o psicológica

Gracias por comentar...

Dondepicaelpeje dijo...

Cuando hay dinero aparecen los bomboncitos como los que se tiraba Tiger. Y de vez en cuando un patito que otro. Y como dice el refran, un patito al a~o no hace da~o.

Robi dijo...

Pues bien por ti y tu patito al año, yo ni pal carajo.

Gracias por comentar, cuidate el culito...

JOACO dijo...

TODA ESTA HISTORIA ME TRAJO A LA MEMORIA A ALOMAR Y NO ES POR SU ENTRADA AL SALON DE LA FAMA,JA!! DE MOMENTO TAMBIEN ME ACORDE DE IGOR.LO QUE SON LOS CHAVOS,DIGO,CUANDO TIENES MUCHOS.

Publicar un comentario

...y qué tú opinas de esto?