marzo 17, 2010

Duendes en la Redacción de El Nuevo Día


A raíz de nuestro pasado reportaje sobre la periodista Sara del Valle Hernández en la cuál ella reseñaba el juego del Adianez vs ASM de una forma que realmente no pasó nos hicieron llegar la nota que supuesta y alegadamente Sara del Valle Hernández envío al Nuevo Día.  Y la misma dista mucho de lo publicado el domingo pasado.  Pero aparentemente es verdad, según me corroboran amigos de los medios.  


A continuación parte de la nota original:

En el juego entre Adianez y Santa María, este último quinteto comenzó el primer parcial tirando de forma efectiva, contrario a Adianez que estaba errático. Ese primer tiempo terminó 20-15 a favor de la academia ponceña.
Ya en el segundo tiempo, Adianez comenzó a apretar su defensa y a presionar a los jugadores de Santa María. La estrategia dio resultado, pues el colegio de Guaynabo ganó ese segundo parcial por un punto, 17-16.
Los últimos dos parciales también fueron de Adianez, pero esta vez por grandes ventajas. El tercero terminó 23-6 y el cuarto 22-10.
De hecho, los árbitros detuvieron el partido cuando faltaba 1:59 de ese último periodo tras aplicar la regla del 'knock-out'. Esta señala que cuando un equipo lleva una ventaja de 25 puntos o más en el último cuarto, se detiene el juego
Y nos comunican lo siguiente “después que un reportero o reportera entrega una noticia pasan muchas cosas que están fuera de nuestro alcance.” Wao!  Yo sabía los editajes por cuestión de espacio, pero cambiar el contexto de la información eso no es aceptable.

Así que consultamos con alguna gente de redacción y de imprenta en el mismo periódico y nos cuentan de la leyenda de unos duendes que pululan por las máquinas.  Uno de los mecánicos operadores nos confiesa en anonimato, no vaya ser que lo boten como bolsa de la compañía, que de vez en cuando se aparece unos pequeños duendes que cambian los reportajes para favorecer a cual o más cual organización.  “Por eso es que aquí nunca sale una noticia negativa del Banco Popular”.  En obvia referencia a los intereses del Nuevo Día en dicho banco.

"Son verdes y orejones"

"Sí, a veces viene con un peinado bien feo y pantalones de cuero y habla raro"

"Callate, esa es la Maria Eugenia la jefa bruto"

Así las cosas y luego de un intercambio de e-mails con la susodicha periodista tenemos que llegar a una obligada conclusión:

¡Que rica se ve Sara en esa foto! 

Y me pidió que quitara la foto, pero yo me pregunto ¿Por qué tenemos que tener un “picture” de la grotesca fas de Chu García, del experimentado rostro de Fufi, de la golosa cabeza de Luis Santiago Arce y de hasta la imagen anti-deportiva de Raymond Pérez y no saber como se ve el rostro de Sara.  Digo, ellos son tremendos columnistas y reporteros, pero son más feos que un gremling moja’o, porque no disfrutar de la idea de que existe una reportera con un rostro, digamos, más amigable.

Ahora, cada vez que veamos la firma de Sara en un reportaje y sospechemos que un duende le cambió su nota nos podremos consolar con el hecho de que sabemos el rostro que pudiera tener en esos momentos e imaginar que la poseedora de esa sonrisa es incapaz de inventarse nada, ¿O sí?

Pero a la misma vez me imagino el lenguaje florido de un Chu García pudiera dedicar a alguien que se atreviera cambiarle algo de su nota.  El hombre demuestra un conocimiento extenso del lenguaje español abusando criminalmente del uso de los adjetivos y haciendo caso omiso a las reglas de pausa y puntos.  Que alguien se atreva cambiar uno de esas multiples comas que usa por un patético, aburrido y terminal puntito.  Depositaría cuantiosas eces sobre las aperturas vaginales de la progenitora de sus míseros días.

Que alguien le cambie a Fufi quién él cree que va a ganar el juego de la BSN.  Aunque pensándolo bien con el bajo porcentaje de aciertos que tiene este año esa sería la mejor de las excusas.  



La cosa importante de todo aquí es, que nadie sabía como se veía Sara del Valle hasta el día de hoy, ¡EXCLUSIVO!

Por otro lado tengo que decir que Sara se dirigió hacia mi persona de forma muy elegante, hasta me dijo “caballero”.  Aunque no sé por qué escribió caballero entre comillas, pues sí ajá, sería para resaltar el significado de la palabra, ajá.  Y quisiera aprovechar el momento para decirle a Sara lo siguiente; la nota que yo escribí el pasado lunes la envié a redacción y no sé que pasó que salió publicado algo que no escribí, “después que un reportero o reportera entrega una noticia pasan muchas cosas que están fuera de nuestro alcance.

; )

Las fotos de este reportaje no son de RobiNews, tampoco sabemos si esos duendes en verdad existen, si son fotos suyas y no quieren que se publiquen envíe una nota al departamento legal en Tokio, Sara, ¿en verdad quiere que quite la foto?

4 se atrevieron a comentar apretando aquí:

Anónimo dijo...

Yo ma imaginaba gorda, no esta mal

Robi dijo...

...el truco de ponerla entre Chu y Fufi realza su belleza.

captwolf dijo...

Desde que Yolandita no pega una en la música ahora se ha puesto a reportar deportes??

Robi dijo...

¡Ah, no jodan a Sara así!

Publicar un comentario

...y qué tú opinas de esto?