abril 22, 2011

Pitino No...


En algún momento entre el café a término medio y acabadito de colar y el momento climático de morder un buen trozo de tocineta Oscar Meyer, tostadita y gustosa, leí que Rick Pitino entendía que la gran ventaja para estar al frente del Equipo Nacional Boricua es que sus muchachos de la Universidad de Louisville pudieran jugar contra ellos.  Y entonces se me cayó el cantito de tocineta de la boca y se me amargó el café.  Porque no es que haya nada malo en querer sacarle partido a la situación, sino que lo que se suponía que era la ventaja colateral se convierte de repente en la principal razón para dirigir a Puerto Rico. 


O sea, dirigir a Puerto Rico no es la prioridad número de Rick Pitino para hacerse cargo del equipo, ni siquiera cuando estén inmersos en el torneo clasificatorio.  Todo el montaje y preparación del Equipo Nacional estará alrededor de los intereses de la Universidad de Louisville.  Y eso mi gente no se debe de permitir.  Porque si igual estamos súper molestos con Carlos Arroyo que se coge el verano para sus hobbies tecatos como hablar con acento neutro como si fuera un artista, grabar par de anuncios y botar los chavos en videos de la mierda de música que hace, como vamos a permitir que un dirigente, sea quien sea y venga de donde venga, dirija el equipo nacional como segunda prioridad en su cabeza con el 60% de su atención en otras cosas.

Si tomamos el ejemplo del USA Team que ha sido exitosamente dirigido por el dirigente de la universidad de Duke, el tipo durante el tiempo que está con el USA Team es con el USA Team y punto.  Mr K ha traído disciplina, humildad y dedicación a ese equipo y es una de las razones principales por la cual USA ha dejado de hacer el ridículo en las competencias mundiales.  

Rick Pitino, contario a los que muchos están comenzando a decir, es un gran dirigente, es un ganador de eso no hay duda.  La mayoría comienzan a medir si un dirigente es bueno por el número de campeonatos de la NCAA y eso no es el mejor medidor, es más no es el medidor y punto.  En los últimos 10 años con U of L el tipo tiene un récord de 220-85 para un impresionante récord de .721 amén de su carrera con Kentucky (.814), Providence (.646) y Boston U (.641).  Pero también es sabido que en el plano profesional revivió a unos Knicks perdedores pero no fue tan exitoso con Boston, de hecho fue un desastre.

Su conocimiento del baloncesto de la FIBA o el de FIBAméricas es dudoso por no decir que poco.  Y no tengo dudas que un dirigente como Rick le añadiría un valor intangible al equipo con respecto a la ética de trabajo, disciplina, dar todo en la cancha, valor táctico, defensa y todo lo que queramos decir.  Pero su mente no está 100% en el equipo nacional.  De hecho, está asusta'o con el hecho de tomar el equipo de Puerto Rico, desatender a U of L y que se le quemen los dos lechones.

La renuencia de la NCAA de no concederle un permiso a la U of L para que pueda foguear en Puerto Rico porque somos una colonia, posesión, territorio o el nombre que quieran darle, tira al traste todo lo cavilado por Pitino.  De hecho, en los círculos de la prensa deportiva americana la mayor crítica a la firma de Pitino es esta ventaja competitiva que tendría U of L en los fogueos y en el reclutamiento de talento boricua.

Con todo este panorama en mente y el hecho que hoy estamos a Abril 22, 2011 y no tenemos un dirigente en propiedad, ¿valdrá la pena insistir en Pitino?  Me parece que no sería loco decir que no, que no vale la pena insistir en un hombre que está reculando y que no va a cobrar por su trabajo.  Por un hombre que ha dicho claramente que no es su prioridad. Es más, a la hora de firmar el contrato las razones que él estaba pensando para dirigir no era Puerto Rico, ni siquiera en ese momento.

Entonces, ¿Por qué la humillación? ¿Es que acaso Pitino es el único coach en toda la fas de la tierra capaz de dirigir al Equipo Nacional?  Queda poco tiempo y tenemos que tener un plan.  Nadie puede venir a decir que no tiene Plan B.  ¿Como carajos estamos permitiendo que un tipo nos diga que no tiene un plan B con referencia al Equipo Nacional? Hace falta un Gerente General en ese equipo, la ambición económica de algunos se está anteponiendo al nombre y la reputación del Programa Nacional del otrora primer deporte de Puerto Rico.

Necesitamos una estructura en el Equipo Nacional y que esté liderada por un Gerente General que no debe ser el Presidente de la Federación.  Cuya misión sea la de cualificar para los Juegos Olímpicos y su visión sea la de llevar el mejor equipo posible (no necesariamente los mejores hombres) y ejecutar al nivel de lo que se espera de una potencia mundial de baloncesto. Deben adoptar valores como ética de trabajo, honestidad, orgullo, humildad, desprendimiento y respeto por sus compañeros, el dirigente, adversarios, su fanaticada y sobretodo su país.  Todo jugador que no pueda sobrellevar esos valores no debe estar en el equipo así se llame Carlos Arroyo o algún otro mamao.

Es hora de parar de hacer el ridículo y ponerse a trabajar...